El hiperparatiroidismo primario




Descargar PDFs  
Espanol
English



Editores
Mishaela R. Rubin, MD
Dolores Shoback, MD
Shonni J. Silverberg, MD



Recursos
MedlinePlus

¿Qué es el hiperparatiroidismo primario?

Las glándulas paratiroides del cuerpo —cuatro glándulas en el cuello del tamaño de una arveja o guisante— producen la hormona paratiroidea. El hiperparatiroidismo primario es un trastorno en el que una glándula paratiroidea hiperactiva produce demasiada hormona paratiroidea. 

La hormona paratiroidea mantiene un nivel normal de calcio en la sangre, para que pueda cumplir su función en el cuerpo. Por ejemplo, el calcio ayuda a que los nervios funcionen debidamente y mantiene la presión arterial en un nivel saludable. Cuando el nivel de calcio en la sangre baja, la hormona paratiroidea hace que vuelva a la normalidad al llevar calcio de los huesos, riñones e intestinos a la sangre.

Un exceso de hormona paratiroidea causa que se libere más calcio de los huesos y se eleve el nivel de calcio en la sangre y la orina por encima de lo normal. Con el tiempo, esto puede producir osteoporosis (huesos débiles que se fracturan fácilmente), cálculos renales (piedritas de calcio en los riñones) y una reducción en la función de los riñones.

Indicios y síntomas del hiperparatiroidismo primario

Leve

  • Fatiga (sentirse muy cansado)
  • Depresión
  • Ansiedad
  • Dolor generalizado
  • Dolor en los costados
  • Sangre en la orina debido a cálculos renales

Severo

  • Náusea y vómitos
  • Dolor de huesos
  • Más sed y ganas de orinar
  • Estreñimiento
  • Olvido
  • Confusión

¿Qué causa el hiperparatiroidismo primario?

La causa más común es un solo bulto no canceroso (benigno) llamado adenoma en una de las glándulas paratiroideas. Los adenomas hacen que la glándula pase a ser hiperactiva y produzca más hormona paratiroidea. En casos menos frecuentes, todas las cuatro glándulas paratiroideas se agrandan y producen demasiada hormona paratiroidea. A veces el hiperparatiroidismo primario es resultado de radiación en la zona del cuello o el consumo de ciertos medicamentos (los diuréticos tiazidas o litio). En algunos casos, las personas heredan un gen que causa el hiperparatiroidismo primario. En casos poco comunes, el cáncer paratiroideo causa hiperparatiroidismo primario.

¿Cómo se diagnostica el hiperparatiroidismo primario?

A menudo, los proveedores de atención de salud diagnostican el hiperparatiroidismo primario con análisis de sangre que detectan un alto nivel de calcio y hormona paratiroidea. Cuando se descubre el hiperparatiroidismo primario, se pueden hacer pruebas adicionales para detectar complicaciones, entre ellas:

  • Análisis de sangre para determinar si los riñones funcionan bien.
  • Una prueba del nivel de calcio en la orina para determinar la función de los riñones.  
  • Pruebas de imágenes como ultrasonido o tomografía computarizada para buscar cálculos renales.
  • Una prueba de vitamina D en la sangre para determinar si un nivel bajo de esta influye en el hiperparatiroidismo primario.
  • Una prueba de densidad mineral ósea llamada absorciometría de rayos X de energía doble (DEXA scan en inglés), la cual mide la fortaleza de los huesos. 

En algunos casos, los pacientes también se hacen pruebas para detectar los tipos genéticos del trastorno.

Algunas personas no tienen síntoma alguno (es decir, no sienten nada). Si bien la mayoría de las personas con hiperparatiroidismo primario benigno no tienen síntomas severos, quienes tienen cáncer paratiroideo casi siempre los tienen.

¿Cuál es el tratamiento para el hiperparatiroidismo primario?

El médico escoge un tratamiento en base a la edad del paciente, los resultados de pruebas y los indicios o síntomas presentes.

Cirugía

Se recomienda la extirpación quirúrgica de adenomas o glándulas paratiroideas más grandes de lo normal en el caso de pacientes menores de 50 años, tengan síntomas o no. Esto se debe a que las personas jóvenes tienden a tener más complicaciones a largo plazo si no reciben tratamiento. También se recomienda que se operen las personas con

  • Osteoporosis o cálculos renales
  • Un alto nivel de calcio en la sangre (por encima de cierto nivel)
  • Problemas en el funcionamiento de los riñones

Tratamiento no quirúrgico: chequeos y medicamentos

A algunos pacientes sin indicios ni síntomas, los médicos les recomiendan chequeos periódicos en vez de cirugía: análisis de sangre para medir el nivel de calcio y la función de los riñones, y exámenes de densidad ósea. 

El médico también puede recetar medicamentos como

  • Agentes calciomiméticos. Estos medicamentos hacen que el cuerpo produzca menos hormona paratiroidea, lo que ayuda a reducir el nivel de calcio en la sangre. 
  • Bisfosfonatos. Estos medicamentos ayudan a mantener fuertes los huesos al hacer que retengan calcio. 

Las operaciones son muy exitosas entre las personas con hiperparatiroidismo primario y ofrecen una cura. Para quienes la cirugía no es la mejor opción, los chequeos periódicos y medicamentos pueden ayudar a controlar los síntomas y reducir las complicaciones. Los médicos continúan investigando la mejor manera de diagnosticar y tratar el hiperparatiroidismo primario.

Preguntas que debe hacerle a su médico

  • ¿Tengo hiperparatiroidismo primario?
  • Si es así, ¿qué causó el hiperparatiroidismo primario en mi caso?
  • ¿Necesito cirugía? ¿Qué otras opciones de tratamiento tengo?
  • ¿Cuáles son los beneficios y riesgos de cada tratamiento?
  • ¿Debo consultar con un endocrinólogo?