Diabetes Tipo 2

Hoja Informativa

¿Qué es la diabetes tipo 2?

La diabetes es una enfermedad en la que el nivel de glucosa (azúcar) en la sangre es demasiado alto. El cuerpo produce glucosa con los alimentos que usted come. El hígado también libera azúcares cuando usted no está comiendo.  El páncreas produce la hormona insulina, que permite que la glucosa del torrente sanguíneo ingrese a las células del cuerpo, donde se utiliza como fuente de energía. En la diabetes tipo 2, el cuerpo no produce suficiente insulina, no puede usar la insulina debidamente, o ambas cosas. Esto lleva a que se acumule glucosa en la sangre. 

Las personas con diabetes corren el riesgo de desarrollar problemas graves de salud (complicaciones). Si su nivel de glucosa en la sangre se mantiene muy elevado por mucho tiempo, las complicaciones pueden incluir:

  • Ceguera
  • Enfermedad e insuficiencia renal
  • Daño en los nervios, que puede ocasionar una neuropatía o una lesión en los pies o en otras extremidades sin sensación de dolor 
  • Ataques al corazón y derrames “silenciosos” (sin síntomas)

Muchas personas con diabetes tipo 2 pueden controlar el nivel de glucosa en la sangre con dieta, ejercicios, medicamentos tomados por vía oral (píldoras), insulina y otros medicamentos inyectables para la diabetes, como los agonistas del receptor de GLP-1. Otras personas necesitan inyecciones de insulina.

¿Cómo se diferencia la diabetes tipo 2 de la tipo 1?

Tanto en la diabetes tipo 1 como la diabetes tipo 2, los niveles de glucosa en la sangre son altos, pero difiere la razón por la que esto sucede.

Las personas condiabetes tipo 1 tienen un alto nivel de glucosa en la sangre porque el cuerpo ataca células esenciales dentro del páncreas, el órgano que se encarga de generar insulina. Este ataque hace que el cuerpo no pueda generar o utilizar la insulina producida.

Las personas condiabetes tipo 2 tienen un páncreas que puede producir insulina, pero sus organismos no pueden utilizarla o procesarla. Con el tiempo, es posible que el páncreas deje de producir insulina, pero la diabetes tipo 2 comienza con la incapacidad de procesar la insulina producida.

Otras diferencias entre la diabetes tipo 1 y tipo 2 incluyen:

  • Edad en la que se realiza el diagnóstico. Normalmente, la diabetes tipo 1 se diagnostica en la niñez, mientras que la diabetes tipo 2 se diagnostica en adultos y ocasionalmente en niños.
  • Opciones de tratamiento.
  • Hipoglucemia. El nivel de azúcar en la sangre puede descender de manera peligrosa en las personas con diabetes tipo 1, mientras que las personas con diabetes tipo 2 rara vez deben lidiar con este problema, a menos que estén tomando ciertos medicamentos o usando inulina.
  • Posibilidades de prevención. La diabetes tipo 1 no se puede prevenir; por el contrario, la diabetes tipo 2 sí se puede prevenir o se puede retrasar la aparición de síntomas con cambios en el estilo de vida.

¿Quién corre el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2?

Ser mayor (más de 45 años) y tener sobrepeso son los mayores factores de riesgo para el desarrollo de diabetes. Otros factores que aumentan las probabilidades de desarrollar un nivel alto de glucosa en la sangre incluyen:

  • Tener padres o hermanos con diabetes
  • Tener origen familiar afroamericano, latino o hispano, o indoamericano
  • Haber tenido diabetes gestacional (diabetes durante el embarazo) o haber dado a luz a un bebé que haya pesado más de 9 libras (4 kg)
  • Tener presión arterial alta (140/90 mm Hg o superior)
  • Tener un nivel bajo de colesterol HDL o “bueno” (menos de 35 mg/dl en los hombres o 45 mg/dl en las mujeres) o niveles altos de triglicéridos (más de 250 mg/dl)
  • Tener síndrome del ovario poliquístico, (PCOS, por sus siglas en inglés)
  • No realizar actividad física

 

¿Cómo se diagnostica y se trata la diabetes tipo 2?

El médico le ordenará un análisis de sangre para diagnosticar la diabetes. La prueba de A1C es un análisis de sangre que se usa para diagnosticar la diabetes y para ayudar a controlarla. La prueba mide el nivel promedio de glucosa en la sangre durante los últimos dos o tres meses e indica la eficiencia en general de su plan de tratamiento. Un nivel de 6.5 % o más indica diabetes. 

La prueba de A1C no reemplaza la medición diaria del nivel de glucosa en la sangre. Este nivel puede cambiar durante el día, en función de factores como cuándo y qué comió, el nivel de actividad física realizada y los medicamentos ingeridos.  El nivel de glucosa mediante una punción en el dedo muestra el nivel de glucosa en la sangre en ese momento.

¿Qué debe hacer si las pruebas indican que tiene prediabetes o diabetes tipo 2?

Si las pruebas indican que tiene un nivel alto de glucosa en la sangre, debe conversar con su médico acerca de cuál será la mejor manera de controlar su afección. La opción de tratamiento depende de si tiene diabetes o prediabetes y de su respuesta al tratamiento. Para muchas personas, perder peso mediante dieta y ejercicios es suficiente para hacer que el nivel de glucosa en la sangre vuelva a ser normal. Si no es suficiente solo con dieta y ejercicios, existen medicamentos para controlar la enfermedad. Realizarse pruebas es un primer paso importante. Conocer su nivel de glucosa en la sangre y colaborar con su médico para mantener sus niveles lo más cerca de lo normal como sea posible lo ayudarán a disfrutar una vida más larga y sana.

Consejos para controlar la diabetes tipo 2

Si vive con diabetes, el estilo de vida es una parte importante del cuidado. Es muy importante ingerir el equilibrio adecuado de alimentos todos los días y hacer ejercicio con regularidad. Controlar la diabetes también significa tomar medicamentos, si es necesario, y medir su nivel de glucosa en la sangre todos los días.

Si necesita tomar medicamentos, asegúrese de tomarlos exactamente según le hayan indicado. No cambie la dosis ni la frecuencia con que debe tomar su medicamento a menos que su médico lo ordene.

Tómelo siguiendo las indicaciones y con puntualidad todos los días. Tenga cuidado de no omitir dosis de insulina u otros medicamentos.

Mida su nivel de glucosa en la sangre según le indique su médico. Algunas personas solo realizan este control una vez al día. Es posible que las personas que usan insulina o toman más de un medicamento necesiten controlar el nivel de glucosa cuatro veces al día o más. Hable con su médico acerca de la frecuencia con la que debe medir su nivel de glucosa en la sangre.

Vea a su médico cada 3 a 6 meses para que le realice el análisis de hemoglobina A1C. Este análisis de sangre le proporciona al médico información sobre su nivel de glucosa en la sangre durante los últimos 3 meses. Consulte con su médico si tiene alguna pregunta sobre los resultados de la prueba de A1C. El resultado será normal si la mayor parte de sus niveles de glucosa en la sangre se acercan a 100 mg/dl.

La buena noticia acerca de tener un diagnóstico de diabetes es que puede ser una llamada de atención para hacer cambios en su estilo de vida; con un control adecuado, puede disfrutar una vida más larga, sana, activa y feliz, a pesar de tener diabetes. Es importante que sepa que lo que usted hace marca una diferencia, y que la diabetes y las complicaciones relacionadas no son inevitables.

Preguntas que debe hacerle a su médico

  • ¿Debo realizar análisis para controlar el nivel de glucosa en la sangre?
  • ¿Cuál es el resultado de mi análisis y qué significa?
  • ¿Qué puedo hacer para que el nivel de glucosa en la sangre vuelva a la normalidad?
  • ¿Debo consultar con un educador en diabetes?
  • ¿Debo consultar con un endocrinólogo con respecto a mi tratamiento?
Last Updated:
Recursos Destacados
Espanol Resources

Biblioteca de recursos en español

Nuestros Español recursos y herramientas lo pueden ayudar a entender enfermedades asociadas con hormonas y las opciones de tratamiento para usted o su ser querido.


usted puede estar interesado en...

About this Content

The Hormone Health Network is the public education affiliate of the Endocrine Society dedicated to helping both patients and doctors find information on the prevention, treatment and cure of hormone-related conditions.

Ensuring the Quality of our Content

All Network materials, including the content on this site, are reviewed by experts in the field of endocrinology to ensure the most balanced, accurate, and relevant information available. The information on this site and Network publications do not replace the advice of a trained healthcare provider.

Advertisements and Site Content

Paid advertisements appear on the Hormone Health Network. Advertising participation does not influence editorial decisions or content.

Back to top