La disfunción sexual femenina



Descargar PDFs  
Espanol
English



Editores
Cristina Meriggiola, MD
Cynthia A. Stuenkel, MD
Margaret Wierman



Recursos
Mayo Clinic
MedlinePlus

¿Qué es la disfunción sexual femenina?

Muchas mujeres tienen una libido baja o problemas para alcanzar el orgasmo. A algunas mujeres no les molesta esto, pero a otras sí. La mujer tiene disfunción sexual femenina cuando está incómoda o descontenta con su bienestar sexual.

Hay varios tipos de disfunción sexual:

  • Bajo apetito sexual
  • Dificultad con la estimulación sexual
  • Dificultad para alcanzar el orgasmo
  • Dolor durante las relaciones sexuales

La mujer puede tener más de uno de estos problemas, que a menudo están relacionados. La disfunción sexual puede ser permanente o temporal. Puede presentarse todo el tiempo, solo con una pareja determinada o en determinados momentos, como después del embarazo.

Una vida sexual saludable depende de una compleja combinación de muchos factores. Ese también es el caso con una vida sexual problemática. Los problemas de salud, ciertos medicamentos, cambios en los niveles hormonales, problemas de pareja o familia, y problemas psicológicos pueden contribuir a la disfunción.

Causa de la disfunción sexual femenina

Causas físicas

  • Problemas de salud: diabetes, enfermedades cardíacas, cáncer, artritis, esclerosis múltiple o consumo excesivo de bebidas alcohólicas
  • Medicamentos para tratar la hipertensión arterial, depresión, dolor; anticonceptivos orales
  • Problemas ginecológicos:
    • Trastornos médicos como endometriosis, cistitis, problemas de músculos pélvicos o dolor pélvico crónico
    • Cirugía pélvica o genital que causa cicatrices, disminución del flujo sanguíneo o daño a los nervios en la zona genital

Causas hormonales

  • Disminución del nivel de estrógeno debido a la menopausia (natural o quirúrgica) o insuficiencia ovárica prematura (cuando los ovarios dejan de funcionar antes de los 40 años)
  • Disminución del nivel de testosterona, que las mujeres producen en pequeñas cantidades, y sobreviene con el envejecimiento o tras la extirpación de los ovarios

Causas psicológicas y emocionales

  • Angustia mental: estrés, ansiedad, depresión, trastornos de la alimentación, abuso sexual pasado, temor a embarazos no deseados
  • Relaciones de pareja: aburrimiento, ira, lucha por el poder, abuso (físico o emocional)
  • Creencias religiosas o culturales sobre el sexo 

¿Qué tratamientos hay para la disfunción sexual femenina?

La selección del tratamiento depende de la causa de sus problemas. A menudo, lo más eficaz es una combinación de tratamientos. Si tiene una enfermedad que la está causando, hable con su médico sobre lo que puede hacer.

Conversaciones y terapia

Se recomienda hablar con su pareja acerca de lo que está sucediendo. A veces todo lo que se necesita es una mejor comunicación. Si es necesario, puede recibir terapia sola o con su pareja. La terapia sexual, que por lo general es un paso posterior en el proceso, también puede ser útil.

Medicamentos

Si ciertos medicamentos están causando los problemas, su médico puede cambiárselos. Otros medicamentos también pueden ser beneficiosos.

Estrógeno

El estrógeno puede ayudar con la resequedad vaginal y el dolor durante las relaciones sexuales. Existen dos tipos de estrógeno de venta con receta: tópicos y sistémicos.

  • El estrógeno tópico (vaginal) es una crema o tableta que se inserta en la vagina. El estrógeno tópico también viene en un aro vaginal en dosis baja. No existen riesgos de salud con el tratamiento tópico, a diferencia del estrógeno sistémico, pues solo una pequeña cantidad de estrógeno llega al torrente sanguíneo.
  • El estrógeno sistémico, también llamado terapia hormonal, viene a manera de píldora, parche, gel o aerosol. El estrógeno sistémico afecta todo el cuerpo y conlleva ciertos riesgos de salud, como apoplejía y coágulos de sangre, pero estos acontecimientos son poco comunes en mujeres jóvenes y saludables que reciben terapia hormonal al aproximarse la menopausia.

Otros medicamentos

  • Los tratamientos de venta sin receta, que no contienen hormonas y tienen pocos efectos secundarios, pueden ser útiles. Incluyen cremas hidratantes que se aplican en la vagina varias veces por semana o lubricantes para la vagina, que se usan antes de las relaciones sexuales.
  • La testosterona, una hormona masculina, puede aumentar el deseo sexual en las mujeres. Los productos de testosterona para las mujeres cuentan con aprobación en algunos países pero no en Estados Unidos. A veces se recetan dosis muy pequeñas de productos fabricados para hombres o hechos en farmacias de compuestos, particularmente a mujeres a quienes se les han extirpado los ovarios. No se ha probado la seguridad del uso de testosterona por las mujeres. Se está estudiando el tema.
  • Los medicamentos formulados para mejorar las erecciones de los hombres pueden ayudar a ciertas mujeres, particularmente si están tomando medicamentos para la depresión o tienen diabetes.

Los científicos han estudiado nuevos medicamentos para las mujeres con disfunción sexual. Un medicamento no hormonal, flibanserin, aumenta el apetito sexual, pero todavía está a prueba y aún no está disponible.

Dispositivos

Un dispositivo de venta con receta llamado Eros puede ayudar con la estimulación al aumentar el flujo de sangre a la zona genital y aumentar las sensaciones.

Cambios de estilo de vida

Algunas mujeres descubren que perder peso, consumir una dieta sana, hacer ejercicio, dejar de fumar y dormir suficiente ayuda a aumentar su bienestar e interés en las relaciones sexuales.

Trate de encontrar maneras de sentirse cómoda con su sexualidad. Esto puede implicar pensar en su actitud hacia el sexo de niña, buscar formas de aumentar su autoestima y aceptar su cuerpo tal como es.

Preguntas que debe hacerle a su médico

Tenga en cuenta que algunos médicos no han recibido capacitación para tratar problemas sexuales. Pregúntele a su médico si se siente cómodo ayudándola a tratar un problema sexual. Si no, pregúntele si le puede recomendar a un experto que la pueda ayudar.

Antes de hacerle cualquier pregunta a su proveedor de atención médica, piense en lo que quiere decir. Piense en maneras de hablar francamente y sin rodeos, y trate de ser lo más específica posible. Puede utilizar una de las afirmaciones a continuación y agregar datos personales.

  • Estoy insatisfecha/triste/decepcionada con mi vida sexual porque ___
  • Ha habido cambios en la relación sexual con mi pareja: ___

Otras preguntas:

  • ¿Cuáles son mis opciones de tratamiento?
  • ¿El tratamiento va a aliviar mis síntomas?
  • ¿Cuáles son los riesgos y beneficios de cada opción de tratamiento?
  • ¿Cuánto tiempo necesito tratamiento?
  • ¿Debo consultar con un especialista?